Estrategias del Blackjack

Estrategias del Blackjack

La estrategia básica del blackjack es el sistema que todos los jugadores de blackjack deben dominar si quieren alcanzar el éxito con este juego. La estrategia básica es un sistema matemático de tablas que muestran el juego matemático correcto en cualquier situación, por lo que conviene aprendérselas de memoria. Éste es el sistema fundamental en el que se basa el blackjack. Si la estrategia básica se usa correctamente, la ventaja de la casa puede reducirse de un 7% o un 8% a un 1%.

Para desarrollar la estrategia básica del blackjack online han hecho falta varios años de estudio y simulación por ordenador, que han permitido perfeccionar cada vez más las tablas (ver las tablas más abajo). Hay una gran variedad de tablas según la variante de blackjack que se juegue y según el número de barajas utilizadas. Las dos tablas de la estrategia básica más comunes son la de una sola baraja y la de múltiples barajas.

Memorización de las tarjetas de estrategia

Para poder realizar la jugada correcta en décimas de segundo es necesario memorizar las tablas de estrategia básica, una tarea que, para los jugadores nuevos, puede resultar difícil. La mejor forma memorizarlas es buscar patrones lógicos que ayuden a entender el por qué de cada jugada.
Los principiantes (o aquellos a quienes les cueste memorizar las tablas) pueden optar por las tarjetas de estrategia. Son tarjetas del tamaño de una tarjeta de crédito con las tablas impresas. En la mayoría de casinos incluso se permite su uso en las mesas de juego.

Tablas de estrategia de Blackjack

A continuación se muestran varias tablas de estrategia del blackjack según el tipo de juego y el número de barajas.

Para usarlas, el jugador solo tiene que buscar su mano en la vertical izquierda y la carta vista del crupier en la horizontal superior. En ambos casos, la “A” significa “As”. De arriba abajo, muestran las manos fuertes, las manos flojas y las manos que se pueden dividir. Las variantes en las reglas pueden influir en algunas situaciones límite. Las reglas más flexibles son: el número de barajas, si el crupier pedirá o se plantará en un suave 17, y si se permite doblar después de separar.
Jugando de acuerdo a estas tablas, la ventaja de la casa se reduce al 0.62%.

Conteo de cartas en el blackjack

El conteo de cartas en el blackjack ha inspirado muchas películas y aunque es poco probable que alguien pueda predecir exactamente cuáles serán las próximas cartas, sí que es posible contar cartas jugadas y adaptar el propio juego en función de ello. Sin embargo, no es nada fácil.

Si no se conoce la estrategia básica, se desaconseja rotundamente intentar contar cartas. Incluso los contadores de cartas más experimentados usan esta estrategia la gran mayoría de las veces. No hay trucos para aprenderse la estrategia básica, y aquellos que se atreven con el conteo de cartas sin tener esta base sólida, cometen un grave error.

Para ser un buen contador, no es suficiente saber contar una baraja de cartas con rapidez y memorizar grandes tablas de números: también hay que conseguir parecer un jugador ocasional. Por otra parte, con las reglas actuales, la ventaja real que puede obtener un contador es solo de entre un 0.5% y un 1.5%. Al principio, no se gana de forma lenta y gradual, sino que el bankroll sube y baja como una montaña rusa. Solo a la larga, y después de cientos de horas jugando, se puede contar con ganar.

Según los principios básicos del conteo de cartas, cuantos más dieces (K, Q, B y 10) y ases queden en la baraja, mayor ventaja tendrá el jugador mientras que, cuantos más números bajos, mayor ventaja para la casa. Cuando el contador sabe que las probabilidades están a su favor, apostará más, y su estrategia consistirá en doblar y dividir en situaciones en las que la estrategia básica aconseja plantarse. Cuando una baraja es rica en dieces y ases, cualquiera de las siguientes acciones favorece al jugador. Veamos el por qué:

Plantarse: como el jugador puede plantarse con totales exactos de 12 a 16 y la casa no, las barajas ricas en dieces, resultan más peligrosos para la casa, cosa que favorece al jugador.

Asegurar: en general, cuando la carta vista del crupier es un as, hay un 30.87% de probabilidades de que el resto de cartas sean de valor 10 (jugando con seis barajas), por lo que no se aconseja asegurar. No obstante, si la probabilidad es de más del 33.33%, asegurar se convierte en una buena apuesta. Los contadores saben cuándo puede haber muchos dieces, y apuestan fuerte a asegurar.

Doblar: normalmente, cuando el jugador dobla la apuesta es porque está casi seguro de que saldrá un diez. En barajas ricas en dieces, lo mejor es doblar para acercarse más a 21.

Blackjack: si tanto el jugador como el crupier tienen blackjack, el jugador cobra a razón de 3:2, en cambio la casa no.

Rendirse: no es una buena alternativa en barajas ricas en dieces. Como es muy probable que el crupier saque un diez, si el jugador pide podría pasarse, así que es mejor plantarse. Cuanto mayor sea la puntuación en el momento de rendirse, mayores serán los beneficios.

Dividir: normalmente el jugador divide las cartas altas y/o de una carta débil del crupier. En cualquier caso, con una baraja rica en dieces, el jugador tiene más probabilidades de obtener una mayor puntuación, mientras que el crupier tiene más probabilidades de pasarse.