Apuestas de dados

Apuestas de dados

Apuesta en la línea de pase: es la principal apuesta del craps. Gana automáticamente cuando el resultado del tiro de salida es 7 u 11, pero pierde si es 2, 3 o 12. Si el resultado es otro valor distinto a los mencionados, el punto queda establecido. Y si el punto sale de nuevo antes de que salga un siete, la apuesta en la línea de pase gana. Si por lo contrario sale un siete antes de volver a sacar el punto, la apuesta en la línea de pase pierde, lo que se conoce como seven out.

Apuesta en la línea de no pase: es casi lo contrario a la anterior, es decir, pierde si en el tiro de salida se saca 7 o un 11 y gana si se saca un 2 o un 3. Con un 12 se produce empate (auque eso depende de cada casino; hay casinos en los que el 12 gana y el 2 empata). En cualquier caso, con un 12 no se pierde (la palabra “BAR” impresa en el tapete de la mesa significa “empate”), pero el casino se asegura su ventaja independientemente de la apuesta de los jugadores. Si en la tirada se repite el punto, la apuesta en la línea de no pase pierde, pero si sale un 7 gana. Hay dos maneras ligeramente diferentes de calcular las probabilidades y la ventaja de la casa en este tipo de apuesta.

Apostar en la línea de no pase también se conoce como “jugar en el lado oscuro”, y algunos jugadores lo consideran de mal gusto, porque va totalmente en contra del juego convencional.

Apuesta suplementaria a la de pase: si después del tiro de salida, es decir, cuando ya se ha establecido el punto, se saca 4, 5, 6, 8, 9, o 10, la mayoría de casinos permiten a los jugadores que han apostado en la línea de pase realizar apuestas adicionales colocando de una a cinco veces (incluso hasta 100 veces en algunos casinos) el valor de la apuesta en la línea de pase detrás de la línea de pase. Esta apuesta suplementaria gana si vuelve a salir el punto, pero pierde a razón de 2:1 si el punto es un 4 o un 10; a razón de 3:2 si el punto es un 5 o un 9; y de 6:5 si el punto es un 6 o un 8.

Algunos casinos ofrecen “apuestas suplementarias x 3-4-5”, en las que la máxima apuesta suplementaria permitida depende del punto (3 veces si el punto es 4 o 10, 4 veces si es 5 o 9, y 5 veces si es 6 u 8). Esta regla simplifica el cálculo de ganancias: una máxima apuesta suplementaria a la de pase en una de estas mesas siempre será pagada a razón de seis veces la apuesta en la línea de pase independientemente del punto.

Como las apuestas suplementarias se pagan según probabilidades reales, a diferencia de las de línea de pase, que se pagan en función del dinero, las apuestas suplementarias a la apuesta mínima en la línea de pase reduce la ventaja de la casa. Una máxima apuesta suplementaria a la apuesta en la línea de pase mínima da a la casa la ventaja mínima.

Apuesta suplementaria a la de no pase: si un jugador apuesta en la línea de no pase en vez de apostar en la de pase, también se pueden hacer apuestas suplementarias colocando fichas detrás de la línea de no pase. Si sale un 7 en vez del punto, se paga a razón de 1:2 si el punto es 4 o 10, de 2:3 si es 5 o 9 y de 5:6 si es 6 u 8.

Apuesta de “venir”: esta apuesta se realiza en dos rondas y de forma similar a la apuesta en la línea de pase. Si en la primera ronda sale 7 o 11, gana. Si sale 2,3 o 12, pierde. Pero si sale 4, 5, 6, 8, 9 o 10, entonces el crupier moverá la apuesta a una casilla que representa el número sacado por el tirador. Ese número pasa a ser el punto en la apuesta de venir, y el jugador podrá añadir apuestas suplementarias a la inicial. El crupier colocará la apuesta suplementaria encima de la apuesta de “venir”, pero ligeramente descentrada para distinguir la apuesta original de la suplementaria. En la segunda ronda, la apuesta gana si el tirador saca la apuesta de “venir” antes que un siete. Si por el contrario saca antes un siete, la apuesta pierde. En un tiro de salida para la línea de pase, la apuesta de “venir” está en juego, pero tradicionalmente las apuestas suplementarias no funcionan a menos que el jugador indique al crupier lo contrario.

Las apuestas de “venir” solo se pueden realizar después de haber establecido el punto. En el tiro de salida, la apuesta de “venir” se sitúa en la línea de pase, porque se trata de apuestas idénticas.

Así, si el tirador saca el punto, uno o varios jugadores pueden verse en la situación de tener una apuesta de “venir” (posiblemente con apuestas suplementarias). En ese caso, la siguiente tirada será un tiro de salida. Cuando esto ocurre, se supone que las apuestas suplementarias a las apuestas de “venir” no van para el tiro de salida. Eso significa que si el tirador saca un 7 en el tiro de salida, todos aquellos jugadores con apuestas de “venir” activas esperando el punto de venir, pierden su apuesta inicial, pero se les devolverá el dinero de la apuesta suplementaria. Si sale el punto de “venir”, las apuestas suplementarias no ganan, pero la apuesta de venir si, y las apuestas suplementarias se devuelven. El jugador puede decirle al crupier si quiere que sus apuestas suplementarias vayan, de modo que si el tirador saca un número igual al punto de venir, la apuesta suplementaria ganará junto con la apuesta de venir, pero si sale un siete, ambas apuestas pierden.

Apuesta de no “venir”: esta apuesta se realiza en dos rondas. Si en la primera ronda sale un 2 o un 3, gana. Si sale un 7 o un 11, pierde. Si sale un 12, hay empate y el jugador tiene la opción de retirar su apuesta. Si en cambio sale 4, 5, 6, 8, 9 o 10, el crupier moverá la apuesta de no ir a una casilla que corresponde al número sacado por el tirador. La segunda ronda gana si el tirador saca un siete antes del punto de no venir.

Las apuestas de no venir se pueden realizar después del tiro de salida, cuando ya se ha establecido el punto. También se pueden colocar apuestas suplementarias a una apuesta de “no venir”, igual que con la línea de pase; en ese caso, el crupier (no el jugador) sitúa las apuestas suplementarias encima de la apuesta de la casilla por la limitación de espacio, ligeramente inclinadas para indicar que se trata de una apuesta suplementaria y no una parte de la apuesta de “no venir” original.